Crónica del Très Courts

¿Cómo se prepara un festival de cine en tiempos de pandemia? Con alegría y buen humor. En primer lugar porque junio está lejos, y para entonces los bares, restaurantes, museos, cines, teatros, salas de baile volverán a acoger a su querido público (pensamiento positivo), pero sobre todo porque trabajar en torno a películas de menos de cuatro minutos de todo el mundo es una auténtica gozada.

 

¿En concreto, cómo es el día a día de las dos coordinadoras del festival, Anne-Sophie y Cheyenne? Así se desarrolla un día « muy corto » (o más bien muy largo).

8h. Mientras Anne-Sophie lee sus correos electrónicos desde casa, Cheyenne, también niñera en su tiempo libre, lleva a los niños al colegio. A continuación, a la luminosa oficina de Point H^ut situada en la zona de Tours. Si la sede del festival sigue estando en el distrito 20 de París, el cuartel general se sitúa este año a orillas del Loira, porque es bonito.

9h. Anne-Sophie llega sana y salva en su Modus, que ya ha salido tres veces del taller, y Cheyenne las pasa canutas en su moto, desafiando la ligera lluvia de niebla típica del invierno de Tours.

9h10. Paso por la gran sala de Point H^ut donde los artistas en residencia ensayan su próximo espectáculo. Las mazas de malabares vuelan, los fuegos artificiales explotan, los actores calientan, los músicos afilan sus instrumentos, todo ello bajo la mirada atónita de las dos coordinadoras que se divierten antes de volver a su despacho. En la agenda: correos electrónicos, llamadas telefónicas, videoconferencias para presentar el Festival en ciudades de todo el mundo (y son muchas).

10h30. Intercambio en Discord con Paul, el gran jefe de la técnica, y Marc, el director y fundador del Très Court. El primero se quedó en París (di, ¿cuándo te unes a nosotros, Paul?) mientras que el segundo se instaló este verano en Die, en Drôme. Lo que nos convierte en un divertido ParisToursDie.

11h30. Sesión de fotos con de los osos de gominola ecológicos contratados este año para ser los actores de los visuales del festival que pululan por aquí y por allá. Los osos de gominola son muy profesionales: son fáciles de manejar, e incluso aceptan ser tragados si la ocasión se presenta.

12h30. Es la hora de la esperada comida alrededor de una gran mesa (muy femenina) con los equipos del Polau (Polo de Arte y Urbanismo), urbanistas, arquitectos, diseñadores, creadores de juegos de mesa... Hablamos sobre todo de recetas de cocina, de obras en curso y un poco del Covid, debo admitir.

13h30. Un café, y a trabajar. Cheyenne está preparando los próximos posts para Instagram, mientras que Anne-Sophie está pensando en el desarrollo de nuestra plataforma Paroles de Femmes y está empezando a organizar nuestro Desafío 48h Très Court Medio Ambiente.

14h30. Las dos coordinadoras empiezan a soñar con el próximo jurado del festival y la próxima presidenta (¿Maïwenn? ¿Agnès Jaoui? ¿Julia Ducournau? ¿Blanche Gardin?) con brillo en los ojos (pica un poco).

15h. Mientras Cheyenne se toma su décimo café del día, Anne-So se fuma su décimo cigarrillo. Es malo, pero te da energía.     

16h. Anne-Sophie está tan concentrada en su ordenador que pulsa las teclas de su teclado con gran furia e intensidad. En cuanto a Cheyenne, responde a los correos electrónicos enviados por los numerosos directores nigerianos que quieren participar en el festival pero no pueden permitírselo. Cheyenne se complace en recordarles que la inscripción es gratuita, y seguirá siéndolo.

17h. Breve pausa para ver las películas ya inscritas. Son un poco menos numerosos que el año pasado (la crisis sanitaria ha pasado por aquí también), ¡pero entre 2.000 y 3.000 películas esperan en la puerta! Afortunadamente, un gran equipo de preselección se encarga de ver, calificar y comentar los Très Courts. Spoiler: algunos son verdaderas joyas.

18h. La jornada ha terminado, es hora de que Anne-Sophie y Cheyenne vuelvan a casa y realicen la videoconferencia con los miembros del equipo de preselección que, a la hora del cóctel, vienen a hablar de las películas en particular, y de la vida en general.